INFORME: El espectro de Alexander Wolf

el-espectro-de-alexander-wolf

TÍTULO ORIGINAL: Призрак Александра Вольфа

AUTOR/A: Gaito Gazdánov

EDITORIAL: La Bestia Equilátera

TIPO DE DOCUMENTO: Novela

NÚMERO DE PÁGINAS: 192

LECTOR: Ignasi Mena

FECHA DE LECTURA: 15 de diciembre de 2014

SÍNTESIS: En plena Guerra Civil Rusa, un joven soldado comete un asesinato que jamás podrá olvidar. Años después, aún obsesionado por lo ocurrido, y convencido de que la sombra del muerto se cierne sobre su vida, se topa con un relato que describe profusamente su crimen pero desde el punto de vista de la víctima. Descubre así que, a pesar de lo que creía, aquel que tomaba por muerto sobrevivió a su disparo, y el protagonista empezará entonces una larga aventura por reencontrarse con Alexander Wolf, ahora escritor, quien quizás tenga la clave para desentrañar el por qué de una existencia oscura, violenta e insatisfecha.

PALABRAS CLAVE: venganza, guerra, Guerra Civil Rusa, soldado, asesinato, thriller, boxeo, Paris, Londres, Rusia, existencialismo, escritor, literatura, exilio, amor, romanticismo, periodismo, novela rusa, culpa, redención.

VALORACIÓN LITERARIA: Si una buena premisa, y sobre todo un comienzo potente, son los mejores amigos de una novela – y de sus publicistas-, El espectro de Alexander Wolf viene muy bien acompañado. En las primeras líneas es capaz de subyugar al público hasta tal punto que lo arrastra, con su potencia descomunal, a lo largo de las casi doscientas páginas que vienen después, aguantando el tipo incluso en aquellos puntos donde la trama pueda flaquear o se aleje demasiado de su punto de partida. Además son precisamente esos primeros renglones, y todo lo que provocan y despiertan, aquellos que quedan grabados en la mente de quien lee, señal de que cuentan, y con espectacularidad, una idea que carga en sí gran interés e importancia.

En el caso de El espectro de Alexander Wolf quizás haya un desfase demasiado pronunciado entre la trama principal y los desvíos con los que se enriquece, pero también se alarga, la narración. A veces incluso parecería que nos encontramos ante un cuento convertido en novela, en el que el cuento en sí es de una intensidad brutal mientras que lo añadido, lo que se diría que está de más, se queda en algo “sólo” fascinante. Eso sí, Gaito Gazdanov, que era sin duda un hombre inteligente (igual que su narrador), fue capaz de insuflar vida y profundidad en todas y cada una de las escenas, asegurándose así de que, a pesar de los altibajos en el ritmo, siempre hubiera motivos para seguir leyendo. En este sentido, son especialmente memorables los momentos que tienen como protagonista – directo o indirecto- a Alexander Wolf. Destacables son también las múltiples noticias sobre las que tiene que escribir el personaje principal, periodista, y sus ricas, aunque a veces un pelín misóginas, conversaciones con su amante.

La fuerza de Gazdanov no yace, a mi parecer, en el lenguaje que utiliza, a veces de manera un tanto retórica y exagerada, sino en la profundidad con la que enfoca y plantea sus ideas, con una agudeza y una intensidad que recuerdan al mejor Dostoievsky. Porque alternando la disquisición psicológica y filosófica con descripciones sugerentes y escenas de alto voltaje, Gazdanov siempre tiene un as escondido bajo la manga para tener al lector en vilo. Es un juego constante de expectativas frustradas, ecos no destacados, hilos cortados o explicados con profusión, siempre con cierto descontrol provocado por la necesidad de decir estas cosas y no otras.

Nada está a la altura, sin embargo, del increíble núcleo argumental de la novela, aquello con lo que inicia el libro, recuperado luego con enorme éxito a media narración y que desemboca en un terrible final que ya debería haber sido convertido en película. Es tan grande el poder de la metáfora, el poder de sugestión, y la violencia diríamos metafísica implicada en la premisa, como cegadora sería la unión literaria-estética de Dostoievsky y Borges, o de Lermontov y Dashiel Hammet. Hay algo de profundamente necesario, profundamente adictivo, y profundamente universal en lo que escribió Gazdanov. Ya sea en cinco páginas o en cinco líneas, sólo por ese poco Gazdanov ya se convierte en un autor a seguir muy, muy de cerca.

VALORACIÓN COMERCIAL: En un mundo ideal, El espectro de Alexander Wolf se habría convertido ya en un best-seller comentado en todas las cafeterías y en todos los hogares, y además por partida doble, pues lo sería tanto en formato libro como en su adaptación cinematográfica. Más aún: el público se engancharía a él como también se dejó seducir por El halcón maltés o El sueño eterno, maravillado a través de los años de esa idea, esa sola idea, capaz de alterar nuestra visión del mundo y expuesta con tanta fuerza por Gazdanov. La novela tiene sin duda todas las cualidades para convertirse en best-seller. Saber si se convertirá o no en un súper ventas depende de muchos factores, pero El espectro de Alexander Wolf cumple con creces con todos los requerimientos al ofrecer, al mismo tiempo, una investigación literaria y moral, una descripción del mundo del hampa y del boxeo, y un cuadro psicológico muy profundo de la vida en pareja de dos outsiders.

PÚBLICO OBJETIVO: Amantes de la novela negra americana, amantes de la novela existencialista, amantes de las historias pausadas, con recovecos, y largas disquisiciones.

¿REGALARÍAS EL LIBRO? Sí, sin duda.

Respond to INFORME: El espectro de Alexander Wolf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s